jueves, octubre 07, 2010

El Ridículum Vitae

por danila 


  Empezaron a llegar los comentarios de los lectores de Tu Trabajo (Tomo 1 - Cómo manejar tu vida laboral). Hoy recibimos un largo email de Cristhian, a quien debo el ocurrente título de este post.

Cristhian tiene treintaypocos años de edad y no ha podido encontrar su rumbo laboral. Le pesa "la lectura del exterior", es decir, lo que su entorno familiar piensa sobre él y sobre su falta de planes. Sin embargo, por las palabras que nos escribió, Cristhian es una persona expresiva, espiritual, pespicaz y con sentido del humor. Todas cualidades positivas para laburar. Pero Cristhian siente que si se pone a escribir su CV -por la falta de experiencia o madurez laboral- terminará siendo un "Ridículum Vitae".

Hay muchos como Cristhian, frustrados sobre su pasado y desconcertados sobre su futuro, nacidos en la "década perdida" entre 1980 y 1990. Según este comunicado de la Organización Internacional de Trabajo, 42% de los desempleados de América Latina tiene menos de 24 años.

¿Qué está pasando?

El mundo se transformó, se globalizó, se tecnificó, se aceleró. Antes había más trabajo, era más seguro y duraba para toda la vida. Ahora no es así. Pero los jóvenes también son otros y aquello les suena bastante aburrido... Las nuevas generaciones hoy pretenden disfrutar más allá del trabajo. Se rebelan ante el camino pre-trazado y los mandatos sociales. Ya lo expresaron con absoluta claridad los Auténticos Decadentes a mediados de los '90 en "La Guitarra":

"Yo no quiero trabajar, no quiero ir a estudiar, no me quiero casar. Quiero tocar la guitarra todo el día."
"Vos mejor que te afeités, mejor que madurés, mejor que laburés. Ya me cansé de que me tomes la cerveza. Te voy a dar con la guitarra en la cabeza."

Ante la pregunta de su mamá "¿Qué querés ser cuando seas grande? ¿Bombero, astronauta, policía?", mi ahijado Gaspar, con sus tres añitos, respondió: "Nada, sólo quiero ser Gaspi".
 
¡Así de clara la tienen las nuevas generaciones! Me parece muy sano querer SER en lugar de confundir SER con HACER.

La contracara es la falta de sostén económico y de sentido de dirección de la vida. Encontremos un punto medio: no seamos tan rígidos como nuestros padres, pero no seamos tan relajados que la vida nos pasa por un costado sin que nos demos cuenta.

Sobre este tema recomiendo muy especialmente que vayan al Paseo La Plaza a ver el musical Avenida Q. Los dejo con el tema de apertura: "Qué triste ser yo".

La imagen de este post es de Los osos de las malas ideas, de Avenida Q - los responsables de todo.

2 comentarios:

Hector Colombo dijo...

Danila, si me permitís, quisiera dejarle a Cristhian (o a cualquiera que le pueda ser útil) una reflexión al respecto en: http://seniorsconsultora.blogspot.com/2010/06/enviar-curriculums-es-esperar-la-suerte.html y en http://seniorsconsultora.blogspot.com/2010/05/se-mato-tras-ser-rechazada-en-200.html

Saludos!

danila dijo...

No me molesta para nada. Al contrario. Estoy muy de acuerdo con que la buena suerte hay que cultivarla. Envíar CVs al vacío no lleva a ninguna parte...

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails