viernes, mayo 11, 2007

Productos innovadores (parte 2 - punto mate)

por danila

A tomar mate me enseñó una correntina. "Toti" fue la primera amiga que me hice en la Universidad de Buenos Aires mientras ambas cursábamos matemáticas en el Ciclo Básico Comun, ella para Odontología y yo para Administración. Tenía 19 años por ese entonces y hacía dos que la democracia me había regresado de Inglaterra.

Junto con la máxima de tomar el mate siempre amargo (que cumplo a rajatabla hasta hoy), aprendí a hacerlo y a seguir el protocolo de la cebada que siempre finaliza con un "gracias" enfáticamente seco.

Hacer el mate tiene mucho de arte y de rito, como el té para los ingleses. Uno de los puntos cruciales es la temperatura del agua. "Toto" (que era el papá de "Toti") se jactaba de poder reconocer cuando el agua se había pasado de su punto justo y había sido posteriormente enfriada. Toti me mostró que el momento exacto es cuando se forman las primeras microburbujas de aire (casi invisibles al ojo humano) en las paredes de la pava. Ahí la cosa ya era más ciencia que arte...

Por eso el otro día recorté una de las hojas del catálogo de Falabella que viene como insert en los diarios. Me llamó la atención la "jarra hervidora Recco", una pava eléctrica que permite seleccionar el "punto mate" y corta automáticamente cuando lo alcanza. Una idea tan sencilla y sin embargo tan genial. Debajo de la descripción, leí "Origen: China". O bien un empresario local produce barato en China un producto adaptado a los usos y costumbres de nuestro país, o bien algún Chino detectó una oportunidad y exporta. En cualquiera de los dos casos, aplaudo el ingenio.

Comentaba esto de la jarra con punto mate el domingo pasado en la casa de mi cuñado en Ramallo mientras los demás tomaban mate (era dulce! herejía!). En la mesa había unos bizcochitos salados muy buenos. Mi suegra me comentó que los hace Nancy, una señora que se hizo emprendedora por necesidad (ver mi post del 18 de abril). La hija de Nancy iba a cumplir 15 años y no había plata para hacerle una fiesta. Entonces Nancy comenzó a hacer estos bizcochitos para el mate. Recaudó lo que necesitaba y además le fue tan bien que ahora los distribuye en todo el partido de Ramallo en bolsitas transparentes con una etiqueta con fecha de vencimiento y la marca: "PAL'MATE". Me encantó.

5 comentarios:

Leo Piccioli dijo...

Hola Dani, cómo estás?
Te cuento que hace un año salió una pava hervidora de Phillips, que promocionaban como "para mate". De hecho, venía en una caja con un kilo de yerba.
Ahora bien, la pava no paraba a los 75 grados (temperatura recomendada para el mate por la Academia), sino que simplemente traía un sticker (como algunos termómetros que existieron alguna vez) que te marcaba cuando había llegado a esa temperatura... pero siempre te pasás!
Así que una cosa que podía haber sido un invento fantástico simplemente me decepcionó... Y fue copiada por Falabella (según entiendo Recco es marca propia de ellos).

danila dijo...

Ah, re trucho el sistema! Qué decepción!
Pensé que la temperatura justa era 85 grados - tenes el dato de 75 de fuente fidedigna?
Que lindo saber de vos, Leo, te mando un beso!

Leo Piccioli dijo...

Lo de 75 lo saqué de un pack de yerba... No me acuerdo la marca.
De hecho hice un curso de gastronomía molecular en donde explicaban el rationale de eso, que la yerba ante una temperatura mayor libera enseguida todo lo que le da sabor (tenía nombre esto) de golpe, y eso arruina el mate.}
De repente me doy cuenta de que soy un experto en mate teórico!!!

Un beso.
L.

Anónimo dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.
Toty dijo...

Por eso para nosotros, los correntinos, nos resultan más fácil el sistema de las burbujitas... jajaja
Gracias por traer estos recuerdos a mi memoria.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails